LOS RETOS DE LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

Como todos sabemos, la industria de la alimentación es un área que se enfrenta a una gran variedad de retos. El primero de ellos resulta en poder generar una diferenciación hacia la competencia, motivo por el cual se plantean dos preguntas entrelazadas entre sí: ¿Cómo puedo destacar entre ellos?, ¿Por qué mis consumidores me van a elegir de nuevo?; como segundo reto, ¿Cómo puedo detectar a tiempo las nuevas oportunidades de negocio?, por último, y al que le vamos a dar más importancia en este blog es ¡Poder producir todo a tiempo! Es ahí donde se unen estos 3 retos: Estar presentes en el mercado, ante la innovación y tendencia de los consumidores y a la mayor velocidad que sea posible. Entonces, ¿Cómo puedo cubrir esa demanda? Sigue leyendo este blog para averiguarlo…

La industria de la alimentación es un área que se enfrenta a una gran variedad de retos

Como primer punto, ¿Qué es lo que buscan las industrias en sus plantas?

A través de un análisis de tendencia de consumo y en conjunto con sus normativas, grandes industrias se enfocan en el cumplimiento de los siguientes aspectos para lograr cumplir los retos de producción:

  • Mantener los estándares de calidad establecidos;
  • Eficientar los recursos materiales;
  • Reducir costos de operación;
  • Aumentar la competitivad;
  • Respetar las normativas de salud;
  • Reducir el impacto ambiental.

¿Cómo se logra?

Hoy en día, no sólo las industrias de alimentos y bebidas se concentran en la producción efectiva y rápida, es por eso que necesitan una iniciativa que genere beneficios para la empresa y sobre todo para los clientes; es ahí donde participa la industria 4.0. Esta es la responsable de que muchas industrias puedan cumplir con sus objetivos en cada proyecto.

¿Qué es la industria 4.0 o la industria inteligente?

Las empresas han logrado consolidar sus procesos a través de la automatización, parte de las prácticas tecnológicas que conforman los procesos autónomos son el almacenamiento y procesamiento de datos, control, supervisión, simulaciones, procesamiento por lotes, redes industriales, entre otros.Las grandes industrias son una prueba de ello, pues gracias a estas fábricas inteligentes sus números han crecido y se han convertido en la pieza clave para una mejora económica. Actualmente, el crecimiento se debe mayormente a la unión de fuerzas industriales y/o tecnológicas; la implementación de dichas ideas generan accesibilidad debido a los nuevos modelos de comercialización y sobre todo de consumo. Por ende, las pequeñas, medianas y grandes empresas están siendo impactadas por la tecnología en el desarrollo de sus procesos y, consecuente a ello, difícilmente podrán generar beneficios económicos y competitivos si no aplican estas prácticas inteligentes.
La industria inteligente en el sector alimentario

La industria inteligente en el sector alimentario

La industria ha llegado al punto en el que los procesos, aparte de estar automatizados, pueden ser realizados por una máquina de forma inteligente y que esta, a su vez, lo haga en menos tiempo y reduzca pérdidas. Esto se debe a que la velocidad de producción y la calidad del producto ha ido cobrando cada vez más importancia con el tiempo, principalmente en una industria en la que influyen tantos factores, como lo es la alimentaria. La industria 4.0 ha llegado a potenciar cada aspecto del sector, desde poder generar planes de producción de forma automática mediante una inteligencia artificial, tomando en cuenta factores como la época del año, el historial de consumo de un producto, hasta el control y supervisión autónomo de una línea entera de producción.

Anteriormente, resultaba complicado determinar cuando algún producto no cumplía con los estándares de calidad, principalmente cuando sus características pasan desapercibidas por el ojo humano. En la actualidad, todo esto puede ser identificado de forma automática por sistemas de visión previamente programados para encontrar ciertas anomalías en cuanto al tamaño, forma y empaque del producto. Además, al estar todos los procesos interconectados, puede determinarse de una forma simple en qué parte del proceso se encuentra el error y, con ello, realizar las acciones correctivas con la finalidad de minimizar las afectaciones.

Gracias a esta tecnología, los procesos que impliquen producción de alimentos pueden ser sensorizados a lo largo de toda su línea de producción, verificando automáticamente que el producto mantenga los estándares esperados y que los procesos se lleven a cabo dentro de los parámetros de calidad. Al poder anticipar las problemáticas, es posible reducir pérdidas y tiempos de producción. Por lo que se puede aumentar la capacidad de producción de la empresa mediante el incremento de la disponibilidad del producto y, en consecuencia, alcanzar a un mayor número de clientes.

Retos de la industria alimentaria

Por supuesto, también es importante que las empresas de esta industria amplíen sus beneficios al tomar las oportunidades que la tecnología ofrece y, a su vez, implementarlo para beneficiarse de los cambios positivos que trae la innovación y poder cubrir dichos retos en sus procesos de producción.

¿Tú, qué opinas? ¿Crees que con el buen uso de la tecnología es posible cumplir la tan creciente y variada demanda? ¿Qué métodos de automatización en este sector conoces?